sábado, 30 de enero de 2010

YO ELEGÍ OTRA COSA.


Que precipitados son esos segundos en los que, tumbada en la cama mirando el techo, me aparece el recuerdo de quizá un sábado como este que en nada se parece a este. Cuan despacio pasa el tiempo, aún así, cuando uno descubre (en la misma postura anterior) que algún gracioso ha ido anudando alrededor del corazón un suave hilo, casi trasparente, que impide que bombee la sangre y los recuerdos con total normalidad.
A pesar de todo, me he quedado ahí tumbada, escuchando una y otra vez la misma canción:' Over the Rainbow', la versión de The Hit Nation (que no la de Sinatra). Y después ha sonado ' To be alone with you' (Sufjan Stevens) y ha sido ahí cuando mi mente ha respondido, provocándome un irrefrenable deseo de salir a correr y sudar todos los recuerdos que ya no pueden circular por mi sangre; era eso o llorar a pleno pulmón, y no estaba por la labor. ¿En que jodido momento elige uno vivir como vive, ser lo que es? Si en algún momento de ebriedad elegí y no me enteré, de seguro yo no elegí esto, elegí otra cosa.
Y es en momentos como estos cuando uno decide que cojones quiere hacer; recurrir a lo que parece que es una multa impuesta por alguien superior al que no le caíste bien en su momento, tratar de romper tu contrato con la vida si es que no crees en ese ente superior, o fumarte los mil cigarrillos que, aún odiando el humo y todas sus toxinas, te habilitarían a otro nuevo vicio que no fuese la vida, restándole importancia a ésta.
Y no he sido capaz de decantarme por ninguna de esas; está de más tratar de deludir esta rutina impuesta, este orden estructurado dentro del sinsentido.
Así que no sin esfuerzo, me he levantado de la cama, le he dedicado otro par de horas a otra odiosa asignatura que no estudiaré nunca más en mi vida, y me he vuelto aquí, tratando de sacar de mí palabras que no encontraré y que, sin duda,no irán destinadas al certamen que debería tener entre manos ya. No puedo mirar de más formas al mismo documento en blanco de word, tratando de inquirir en su blancura las palabras que yo no encuentro.
¿Lección de hoy? La primera de todas: la letra pequeña siempre encierra en sí cláusulas que nunca aceptaste, revisa tus contratos. La segunda: no sé ni puedo trabajar de forma acotada y con plazos. El fracaso empieza a ser algo palpable en mí.
Espero que todos tengais un finde menos grotesco que el mío, porque la verdad es que roza lo ridículo...


______

PD: Recomiendo las canciones de todas todas.No todas llevan a mis majaderías.
PD2: Gracias de nuevo a Susurros en el silencio por otorgarme el premio Adonis, estoy muy,muy agradecida, de verdad. Lo colgaré por aquí en cuanto tenga un ratillo y algo más de ganas.

Disfrutad, en la medida de lo posible...

4 comentarios:

Winding Moon dijo...

Tienes razón. A mi me pasa exactamente lo mismo ahora. Que estoy "pagando" por como he sido en el pasado... o algo de eso...

Me gustó tu blog, te sigo desde el mío y allí te espero.

Nos vemos cuando escribas algo nuevo.

Un besito de ensueño =)

Susurros en el silencio dijo...

Enhorabuena por el premio! te lo mereces! =)
yo también estuve hace poco revisando contratos, y viendo con detalle la letra pequeña, que siempre nos la saltamos....! Un beso =)

mariona. dijo...

Todos somos el resultado de nuestras elecciones.


Como en esos libros de "elige tu aventura"

pez de colores dijo...

me cambié de blog..soy la antigua petite mariona. te enlazo