domingo, 4 de enero de 2009


Decidió, tras mucho debatir, que no se le daba bien ejercer de equilibrista; que la vida en la cuerda floja era para valientes de corazón desenfrenado y que exigía una vida sin recuerdos que no se podía permitir.Volvía al suelo, lo tenía asumido.
Antaño había jugado mal las pocas cartas que tenía, había extendido sus brazos en busca de un equilibro que nunca llegó,cambiando las horas muertas por horas en compañía y neutralizando las lágrimas (tanto unas como otras) que se aventuraban al vacio que esperaba debajo.Desenfundó sonrisas a manos llenas sin ser consciente de la acritud y crueldad del mundo que le rodeaba.Que puta es la realidad cuando golpea,pensó por un instante. A la mierda el resto, le alertó el subconsciente.
Luchó por mantenerse alerta y sobre la cuerda, pero ¡ah,pobre iluso! no se dió cuenta de que no se puede prescindir de ella.Apenas unos instantes después de caer y precipitarse al negro vacio,forcejeó con el destino siendo consciente, por fin, de que uno no lleva las riendas de su vida, sino que , alimentado por él mismo, esa odiosa palabra llamada por algunos "moda", fue la causante y la impulsora de toda su vida hasta entonces.
Pretendía bajar al suelo y bajó,no cabe duda.
Si bien no se veían igual las nubes...pero tenía menos sensación de vértigo,eso seguro.




2 comentarios:

mandy dijo...

bonito...
muy bonito.
de eso no cabe duda.

que dificil es todo
que dificil seguir adelante

conmovedor

un besazo!!
y feliz año nuevo ^^

mynameis_julia dijo...

precioso texto! ^^
creo que muchas veces me he sentido como una equilibrista :S

un muak!