miércoles, 23 de diciembre de 2009

Los secretos




«En el corazón tenía
la espina de una pasión;
logré arrancármela un día,
ya no siento el corazón.»

«Aguda espina dorada,
quién te pudiera sentir
en el corazón clavada.»

(A. Machado)


Encharcado el cerebro de tanta lluvía y heladas las palabras en mi boca (no hablemos de mis dedos para aqui escribirlo) recurro a el sevillano de Machado, quizá porque es lo que leo en estos momentos (compaginándolo con Luces de Bohemia)o vete tu a saber. Sé tan poco a menudo lo que pasa por mi cabeza...



Y para mañana aqui estaremos los gatos de siempre. Los que abandonaron su hogar bien por desahucio o por elección propia, los que mirarán desde aquel tejado sin tejas de un rinconcito de Madrid como se enciende cada familia en cada ventana. Los que se lameran sus heridas, que escuecen más con este frío y estas fechas, y maullarán melancólicamente a tiempos pasados. Y es que,como dirían Los secretos,esta noche es la más fría y no consigo dormir...
Gato desarrapado o no,con gusto tienes hueco en mi tejado...

(Los Secretos me susurran por la noche, al apagar la luz,al soñar con las calles y rincones de Madrid)

2 comentarios:

kiskus dijo...

es que antonio machado tiene un algo....no sé si es la melanciolia, la nostalgia o todo a la vez =)
y que es sevillano y te acuerdas de mi ^^!
Hacia tiempo que no pasaba eh? menos mal que me lo recordaste =)
Besoos freskitoos ^^

mariona. dijo...

Los secretos..

qué recuerdos.
besos.