miércoles, 26 de mayo de 2010

Everybody's changing


Echo de menos el ser una niña.
Ahora cuento hasta cinco, como hacia entonces, y todo sigue igual. Lo repito en voz alta, cerrando los ojos con tanta fuerza que hasta a veces creo que me sangran. Me escuecen incluso,pero no funciona. No desaparece el miedo. Parpadeo confusa, igual que antes, y entreabro un ojo esperando no encontrarme un monstruo bajo la cama, pero es que ahora lo tengo metido en mi cabeza. Me escondo como entonces, agarrándome las rodillas, pero hasta éstas me tiemblan. Y al descubrirme, no siento que la adrenalina funcione de la misma manera,no salgo corriendo a salvarme. Ni a mi, ni a todos mis compañeros.
Echo de menos ser una niña por las facilidades, no porque extrañe como eran las cosas entonces en otro sentido. Echo de menos el llevarme las manos a la cara, ocultarme tras ellas, y pensar que lo que no veo no me hará daño.
Hoy por hoy no desaparece el dolor si me soplan en la herida. No conozco las lágrimas de cocodrilo. No reconcilio mi cabeza y mi corazón con un simple paces. Hoy por hoy siento miedo como una niña, pero no me siento invencible como hace años.
Añoro ser niña, pero cómo he aprendido oficios ahora que no lo soy. Aprendí a levantar muros con mentiras piadosas y mucha indiferencia, aunque esta última no siempre funciona bien como cemento. Quizá no soy la mejor en la construcción, pero el muro dejó fuera todo lo que no cabía dentro de mi. Cambié de oficio poco después, cuando me cansé de levantar una y otra vez el murete de siempre. Me dediqué a la costura, a los remiendos y los parches, pero lo dejé poco después porque el corazón tenía la tela tan desgarrada que era solo ya un montón de hilos viejos.
Hoy me sumo al paro, a los cinco millones y pico. No encontré mi vocación, no hay ningún oficio que me permita cerrar los ojos por la noche y no tener miedo.
Echo de menos el ser una niña, no imaginas cuanto...


You're aching,you're breaking and I can see the pain in your eyes...
Everybody's changing and I don't feel the same


PD: Y no,no es miedo académico ni nada similar.

6 comentarios:

Ani dijo...

Yo también echo de menos ser una niña y olvidarse de todas esas cosas que apesar de ser tanta tontería, a nuestra edad le damos tanta importancia...
Pero bueno, ahora que no somos invencibles hay que buscar otra manera de enfrentarse a las cosas.
Me ha gustado mucho la manera que has elegido para expresarlo ^^
Te quiero!

Martukya dijo...

Try to understand what i am...
Tranquila, en breves serás feliz, es el agobio de si escogerás bien, de si aprobarás selectividad...
Y cuando pases, ni te lo vas a creer, en serio.
De momento suerte, y reflexiona acerca de lo que quieres, pero no te obsesiones ;)
Besos

galicia maravillas dijo...

:)) anímateee!! los cambios no suelen ser casi nunca para mal, muchas veces son oportunidades para mejorar (o para alejar el aburrimiento de lo perfecto:) aunque vale, asustan, pero échales la lengua y seguro que se irán con viento fresco :))) y claro que no es tarde para desear buenas noches, así que, para ti también... buenas noches :)) y antes, felizliz tarde :))) muacsss!

galicia maravillas dijo...

te traigo a tu casita un hakuna matata bien grande :)) biquiñosssss :))) y a comenzar la semana con mucha energía :))))

Nadia Fónseca dijo...

Me identifiqué mucho con esta entrada. Y más ahora que se acerca mi cumpleaños y siento que me volveré más vieja. Pasaré a seguido por tu blog, me gustó!

Delgaducho dijo...

Yo creo que tengo el síndrome de Peter Pan, imagina como añoro la infancia...
Es otra vez genial, es otra vez una entrada que me descoloca.