domingo, 23 de enero de 2011

estación.


Existe una estación entre el amor y el olvido.
Lo he descubierto hoy.
Jodida estación sin clima, tan dificil de estudiar y analizar. A veces precipita [precipito] por dependiente o por idiota,no sé; pero también sufre de sequias,de momentos de recuerdos que ni me hacen segregar saliva.
No es una estación fría, aunque a veces parezco tundra, de suelo helado o permafrost, imposible de derretir a cualquier palabra tuya. Tampoco diría cálida, aun cuando me palpita la sangre bajo la piel de una manera incierta cuando te veo o hablo contigo.


Existe una estación entre el amor y el olvido, pero lo raro es que nadie nunca habla de ella. Uno o habla del amor, o habla del olvido. Quizá es porque no tenemos claro su ubicación, dónde se da.
Debe estar próxima al trópico o al ecuador, en algún lugar paradisiaco (o bueno,quizá no)
Su altitud debe ser acojonante,¿ de qué sino esas amplitudes térmicas?
Sí, en el fondo tiene sentido. El amor nos eleva tanto, que no sé ni cómo tenemos oxígeno a tanta altura. Nos enajena el alma, y también nos debe nublar los sentidos.
Debe ser por eso por los que todos bajamos tan precipitadamente, por la falta de oxígeno. El amor nos corta el riego sanguíneo, y nos baja del Everest a la simple e irrelevante sierra de Madrid.


Pues...debe existir una estación entre el amor y el olvido, y solo se da ahí justo,en lo más hondo del corazón. No existen mapas,y el GPS sigue caminos inexistentes que no llevan a ninguna parte. Supongo que de todos modos nadie quiere llegar ahí, y quien realmente quiere termina llegando o al principio o al final del trayecto, no allí.


No tiene mapas, no tiene clima, no tiene razón de ser...
...o será que no tengo ni puta idea de geografía, y que te quiero o te olvido,pero que ni yo misma lo sé.



Gracias por hacer que sea una jodida loca que ni sabe ni entiende lo que piensa. Solo TÚ y yo podemos hacerlo así de bien. De todos modos, yo sigo donde siempre, con los mismos carteles reflectantes. No necesitas un mapa para llegar, aunque siempre te empeñases en que sí.
Y sí, me gusta la tundra.

4 comentarios:

plinnn... dijo...

Buenos díasss:))) todas las estaciones tienen su parte buena, pero ninguna como la del amor:)
Es hermoso lo que dices de no necesitar mapa :)) la imagen de los árboles sí es un poco inquietante, parece que al verla piensas lo bien que les vendría un rayito de sol:)) muy feliz comienzo de semana!! Y moitos biquiñossss:)))

tinta negra dijo...

epocas...momentos..todo forma parte de nuestra..VIDA!°y como tal tiene sus altas y bajas!°

Saludos!°

Delgaducho dijo...

Lo malo de esa estación es que nunca sabe uno lo que ponerse...

ChicaGuau dijo...

Ñiau, qué texto tan bonito (L)

¡Un mimito de Max!