jueves, 11 de marzo de 2010

mezclado, no agitado


Todavía, al revisar los muchos bagajes que cargo conmigo (aun siendo inútiles y careciendo de valor) te veo retratado en cada entrada de cine que guardo, cada foto que nos hicimos juntos, e incluso en aquellas palabras que me dijiste un día cualquiera y que aún retengo en mi memoria. Todavía, como digo, me hace gracia mirarte, y mirarme a tu lado sonriendo como una imbécil.
Y al irme a dormir todavía siento la calidez que me han dejado esos recuerdos en las manos y en el corazón, y me acunan, esperanzándome con un día igual o mejor a esos.
Y con esa mentalidad me levanto y me dejo llevar a tí, como si siguieses esperándome en el portal,aunque ya no me esperes ahí. Pero así es hasta que me choco contigo en cualquier pasillo y me doy cuenta de que no eres el mismo. De que no somos los mismos.
Y es que esa persona que tiraba de mi mano con fuerza cuando mi cuerpo seguía en la cama para que no llegase tarde, agarra hoy la de otra; al igual que aquella mirada que un día me desnudó con la fragilidad y el amor del primero, hoy me mira con plena nostalgia y un chorrito de desamor,que es lo que hace dulce y delirante los momentos como este.
Y es que hoy, al chocarme contigo, me doy cuenta de lo ingenua que es mi mente (o mi corazón,a veces no sé cual de los dos piensa) y lo incorruptible que es el germen-quizá muerto- de un amor casi olvidado, de esos que uno no olvida nunca, que a veces echa de menos, y de los que,otras tantas,no se quiere uno acordar.
Por eso hoy, por todos esos días tontos en los que no puedo evitar abrir mi baúl de recuerdos y hurgar en esos que llamamos nuestros, me pido un cocktail de amor, que sea dulce, sin duda, pero que no haga que mi cuerpo pida otro o se resienta mañana.
Y los quiero como Bond: mezclado,no agitado...

Y la felicidad... resulta ser únicamente la canción de fondo de todo esto.

_________

A vuestra salud, sin duda alguna.

5 comentarios:

galicia maravillas dijo...

un chin chin de cacao :)

Fernanda dijo...

Muy lindo texto.
Te expresas bastante bien, me agrada.

Delgaducho dijo...

Madre mía, es precioso...
Sabes lo que ocurre que los recuerdos son etéreos y aunque tratemos dee ocultarlos, de encerrarlos hermeticamente acaban escapando, viciados ya, irrepetibles pero nuestros...
Joe, esto me puede dar para una entrada...

Daniel dijo...

Me gustó mucho :)

Delgaducho dijo...

Si, son muñequitos, detrás tiene la moto, a ver si va a ser el mismo, jaja