domingo, 25 de abril de 2010

MIRADAS.



Busco la complicidad de la mirada suplicante, que tan buenas migas solía hacer con la mía; la mirada oscura que suplica pasar desapercibida, al igual que la mirada ausente que expresa nostalgia y vulnerabilidad. Busco- supongo- la complicidad de un guiño en pleno atraco, que me asegure la huida, al igual que busco la respuesta de unas largas pestañas que parpadeen con sinceridad cuando se me susurren palabras sinceras. Busco unos ojos enamorados que sufragen la necesidad que tienen los mios. Busco unos ojos que me vean como soy, y no como creen; que descubran la simpleza de mi mecanismo y no lo usen en mi contra.
Unos ojos que no me vean solo como las mil capas opacas que me envuelven, y que aprecien cada capa que de mí se desprende, porque aunque fuera de mí, no dejar de ser parte de mi, por contradictorio que parezca.
Unos ojos que no me juzgen.Unos ojos insaciables.Unos ojos fijos que me susurren que el mundo sigue girando. Porque desde aquí, donde se quedó anclada mi vista, ya lo veo todo muy parado.
¿Qué se busca,sino, de una mirada?


2 comentarios:

Delgaducho dijo...

En una mirada se busca nuestro reflejo y a la vez hasta donde alcanza el poder con el que nos traspasa.

Martukya dijo...

En cuanto encuentres esos ojos te queda la ardua tarea de mantener la mirada y soportarla...
Pero suerte en tu empeño, y paciencia... :)