domingo, 4 de abril de 2010

VOLVER

A veces se me hace raro volver a casa.
Quizá desde el primer instante en el que echo el cerrojo y oigo los engranajes acomodarse y acoplarse unos con otros, y dejo allá lejos el felpudo despeluchado, crece en mí la latente añoranza del hogar, pero aun así, cuando vuelvo tras uno, dos o quince días, se me hace raro el volver.
Aunque me muera de ganas de aparcar las maletas en la puerta y tirarme en el parqué de la entrada. Aunque palpiten en mí las ganas de meterme bajo mis sábanas, recoger el calor que desprende el hogar, y olvidarme de que el mundo es mundo fuera de mis cuatro paredes. Aunque se extrañe el calor que irradia en los pies fríos el suelo ya conocido de tu casa...
Pues sí, se me hace raro, pero el caso es que estoy aqui.
Encendí todas las luces, inhalé el supuesto olor particular que tiene cada casa,cada hogar, y subí las persianas para ver la nube negra que envolvía Madrid con mucha,mucha claridad. Supongo que las tormentas alimentan mis ganas de estar en casa aunque,a decir verdad, mis ganas están siempre sobrealimentadas...
¿Nada como el hogar?


Tenía pensado responder al meme de Martukya,pero valorando que son las dos de la mañana, que ni los maquis de León(véase mi lectura ligera: Luna de lobos,J.Llamazares) me invitan al sueño pero que aun así mañana figura en mi calendario como lunes, lo dejaré para otro momento.
Espero que vuestra Semana Santa bien,

1 comentario:

Delgaducho dijo...

Siempre cuando estamos "ha descubierto" añoramos la seguridad de nuestro refugio pero una vez dentro pronto nos falta espacio y deseamos mas que nada la intemperie.
Ains...La naturaleza humana...